Historia de la cueva del agua

Al principio de la construcción de la fortaleza del páramo Sombrío, el estanque que estaba dentro de esta pequeña cueva, servía como cisterna para el castillo. En un día normal, varios residentes de la fortaleza, sobre todo cocineros y criados, visitaban esta cueva con regularidad.

El pasillo que llevaba al estanque siempre estuvo abierto, hasta el fatídico día en que dos niños que jugueteaban por la zona se ahogaron, por haberse alejado de la orilla y encontrarse en una zona del agua que era demasiado profunda para poder nadar. Después de que sus cuerpos fueran hallados y sacados del estanque, el área se selló para evitar mas accidentes.

Lógicamente, después de que Sir Keegan perdiera la razón y se dejara llevar por ese frenesí asesino, la fortaleza fue abandonada y la cisterna se estancó. A lo largo de las décadas desde ese momento, algunas criaturas han utilizado la cueva como fuente de agua.

Hace unos meses dos hobgoblings llegaron al fuerte y pidieron audiencia a Kalarel. Dijeron ser mensajeros de los asaltantes sangrientos, un grupo de hobgoblin tratantes de esclavos. Kalarel escuchó su oferta de pago por los esclavos capturados, pero la rechazó. De hecho, se enfadó tanto por que los hobgoblins les hubieran interrumpidos en sus estudios por cosas tan insignificantes, que ordenó a sus propios hobgoblin que los ahogaran en la cisterna.

Al cabo de un momento de que murierran los mensajeros, algo vil salió arrastrándose del agua. Un cenegal de hambre sin forma nu mente, sólo con un apetito voraz. Los hobgoblin que llevaron a los mensajeros a la cisterna fueron devorados rápidamente por la amorfa criatura.

Después de que varios hobgoblin más murieran tratando de eliminar esta pestilencia del agua, Kalarel se dio por vencido. El asunto le dejó intranquilo y prohibió a sus seguidores que entraran en la zona. Aunque Kalarel ya no volvió a saber nada de los Asaltantes Sangrientos, los aliados hobgoblin del sacerdote se tomaron la oferta muy a pecho y empezaron a vender a los Asaltantes sangrientos, de manera particular, a los viajeros capturados.

Historia de la cueva del agua

Historias sobre el valle del nentir Truji