Historias sobre el valle del nentir

El problema no pudo ser solucionado

Tras haber descansado en la taberna, los miembros del grupo estaban preparados para partir de nuevo hacia la fortaleza, sabiendo que el explorador elfo no podría partir con ellos pues aun se estaba recuperando de sus heridas, lo que ellos no sabían es que sería la última vez que lo volverían a verlo. Al salir a la plaza para comprar provisiones, el guerrero enano les dijo que quería seguir con esto y les abandonó, aunque esto no fue lo único que les pasó en la plaza, mientras compraban las provisiones, un vengador deva se les acercó y les preguntó sobre la actividad de sectas en la Fortaleza, y ellos les dijeron que estaban intentando acabar con un sacerdote de Orcus. El vengador sin dudarlo apenas se unió al grupo y preparó lo necesario para partir hacia la fortaleza.

View
Los muertos Caminan.

Tras terminar con el Cieno Azul de las excavaciones de las Ruinas, nuestros aventureros volvieron a dirigirse a Refugio Invernal para reponer fuerzas, pero esto no pudo ser así, al llegar a las puertas de Refugio Invernal, estas estaban cerradas. En lo alto de la muralla estaban apostados hombres con armas, además se distinguía a uno de ellos como Lord Padraig. Este le grito a los aventureros: ¡Estamos en peligro!, varios aldeanos han desaparecido y los muertos del cementerio han salido de sus tumbas. Tenemos miedo de que estas criaturas ataquen las puertas y se nos lleven a todos. Tras esto, Lord Padraig, les pidió si podían visitar el cementerio y así terminar con la amenaza.
Kot s   cementerio

View
La cueva del agua

KotS - 11
Tras haber matado a los zombis, los aventureros decidieron explorar otras zonas de la fortaleza por la que no habían pasado, así pues, volvieron atrás, hacia las excavaciones donde había unas escaleras que conducían a las cuevas.

Las escaleras delicadamente labradas y los enlosados del dungeon condicen a una gran caverna natural. Del techo parecen gotear docenas de estalactitas, y el suelo es irregular, lleno de piedras sueltas y estalagmitas. Las piedras y los escombros se vuelven más gruesos en el este y oeste, y en ambas direcciones, sólo hay unos estrechos caminos sin obstáculos.

Al coger el estrecho camino del oeste, los aventureros se encontraron con una puerta de doble hoja de bronce, tras acercar la antorcha hasta la puerta, pudieron comprobar el estado de la puerta:

Estas puertas de doble hoja de bronce se han vuelto verdes con el tiempo y también tienen manchas azules y púrpuras con una gruesa capa de hongos. Rayado entre los hongos hay un mensaje escrito en común: “Mantente alejado de aquí. En serio”.
View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.