Historias sobre el valle del nentir

Los muertos Caminan.

Tras terminar con el Cieno Azul de las excavaciones de las Ruinas, nuestros aventureros volvieron a dirigirse a Refugio Invernal para reponer fuerzas, pero esto no pudo ser así, al llegar a las puertas de Refugio Invernal, estas estaban cerradas. En lo alto de la muralla estaban apostados hombres con armas, además se distinguía a uno de ellos como Lord Padraig. Este le grito a los aventureros: ¡Estamos en peligro!, varios aldeanos han desaparecido y los muertos del cementerio han salido de sus tumbas. Tenemos miedo de que estas criaturas ataquen las puertas y se nos lleven a todos. Tras esto, Lord Padraig, les pidió si podían visitar el cementerio y así terminar con la amenaza.
Kot s   cementerio

Tras aceptar la petición del Lord, nuestro grupo se puso de camino hacia el cementerio, dejando atrás al Explorador Élfico, pues había resultado herido en la lucha contra el Cieno Azul.

El camino que llevaba al cementerio pasaba a través de un bosque, hasta llegar a una verja de barras de hierro labrado. Tras abrir la puerta de la verja, nuestros grupo entro con cautela por el cementerio prestando atención a que la tierra alrededor de las lapidas ha sido removida y que en el mas grande de los tres mausoleos palpita un brillo enfermizo.

Al llegar al centro del cementerio los aventureros se fueron separando. El paladín se dirigía en un acto de valentia hacia el mauselo donde palpitaba el brillo, el guerrero enano se dirigía hacia las tumbas del este para ver si había algo, y nuestro brujo, se dirigió hacia el pequeño mausoleo del sur donde le apareció Ninaran, la espía de Kalarel que ya anteriormente les había espiado en la taberna de Wrafton. Esta atacó por sorpresa a nuestro brujo y además despertaron de sus tumbas una docena de esqueletos decrépticos, además de aparecer en el gran mausoleo dos sabuesos Zombis. Los sabuesos se abalanzaron rapidamente sobre el Paladín Draconido, además de recibir multiples disparos de los esqueletos, el enano no corría con tan mala suerte, pues el solo recibía disparos de los esqueletos con la suerte de estar mas cerca de ellos, por lo que pudo empezar el combate cuerpo a cuerpo donde es temido por todos.

Tras este asalto sorpresa de Ninaran, Abraxas, pudo ir moviendose hacia atrás mientras lanzaba diferentes conjuros para robar algo de vida, pero esto no le sirvió de mucho pues mientras el se alejaba, pudo comprobar en su cuerpo por que los elfos son tan destacados con el arco, parecía que alejarse de la arquera no había sido una buena idea, pero pudo esconderse detrás del mausoleo central, donde pudo ver un circulo mágico en el suelo al que pudo distinguir como el circulo que otorga vida a los esqueletos, sin dudarlo apenas, se puso en trabajo para poder romperlo, aunque Ninaran intento que esto no fuera así llego demasiado tarde, pues vió como los esqueletos de su alrededor caian como lo que eran, simples muertos. Tras esto, la batalla se puso a favor de los aventureros, el enano que ya había destrozado a 3 esqueletos, pudo centrar su atención en ayudar al paladín que todavía estaba luchando contra los sabuesos.

Ninaran que había visto como la batalla se le ponía en contra pues ya no tenia la ventaja de superioridad, se ofuscaba en intentar matar al brujo a flechazos, pero a su vez intentaba esquivar los devastadores conjuros del brujo. Mientras tanto el enano y el draconido consiguieron matar a los dos sabuesos y pudieron ir a ayudar a matar a Ninaran, pero no fue necesario pues no pudo aguantar el Devastador poder de las Llamas de Phlegethos.

Al registrar el cadaver de Ninaran, los aventureros encontraron una carta de Kalarel:

He recibido tu informe sobre los aventureros. La próxima vez que los veas pon fin a su entrometimiento. Mezcla la sangre de 10 personas con el elixir que te trae mi mensajero. Luego dibuja este símbolo en el suelo de un cementerio y derrama el líquido sobre las lineas. Eso te debería proveer de una fuerza que los pare. Estoy casi a punto de terminar, asegúrate de que nadie me interrumpe como ya sabes, si vienes al segundo nivel de la fortaleza, la contraseña es “En el suelo, algo mágico ha sido hallado.”

- Kalarel.

Tras haber recogido pruebas de que el problema del cementerio había sido resuelto, nuestros aventureros se volvieron a dirigir hacia Refugio Invernal, donde le dijeron a Lord Padraig, que continuaba en lo alto de la muralla, que ya estaba todo solucionado en el cementerio. Este pudo abrir las puertas de la muralla, pero dejó apostados a los soldados como medida de precaución.
Lord Padraig habló con los aventureros, y les preguntó sobre los hechos ocurridos en el cementerio. El grupo le contó que el problema del cementerio se produjo porque una espía elfa de Kalarel había invocado a no-muertos. El pueblo de Refugio Invernal le dio las gracias por solucionar el problema.

Con esto solucionado, el grupo pudo pasar la noche en la Taberna de Wrafton, para poder volver a la fortaleza el día siguiente.

Comments

Truji

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.